Robles Dental

Dentistas de familia desde 1984


Deja un comentario

La importancia de la saliva

Todos sabemos que nuestro cuerpo es sabio y que cuando algo va mal, manda señales para alertarnos. Una de las posibles señales que nos puede mandar nuestro cuerpo es a través de la saliva.

La saliva, no sólo se encarga de ayudar en la digestión y en el procesamiento de los alimentos, también protege la superficie interna de la boca y los dientes gracias a su PH alcalino que neutraliza los ácidos producidos por la placa bacteriana. Además, resguarda la superficie interna de la boca; aporta a los dientes el calcio y fosfato necesarios para remineralizarlos; es un poderoso depósito de flúor; y diluye y elimina los azúcares presentes en la boca.

La ausencia o abundancia de ella nos puede dar mucha información:

Tener boca seca (o xerostomía por disminución de flujo salival), puede estar ocasionada por el consumo de ciertos medicamentos como antidepresivos, antiestamínicos, antiasmáticos, medicamentos para controlar la tensión arterial; puede alertarnos de enfermedades sistémicas como la diabétes o artrosis, por radioterapia, o ciertas enfermedades autoinmunes, e incluso por gripe. También puede ser puntual por nerviosismo, enojo, o estrés.

En cambio, el exceso de saliva (o sialorrea, sialosis, ptialismo), puede aparecer junto con las dificultades para tragar, un síntoma característico de enfermedades como el Parkinson o la acalasia (trastorno del esófago que dificulta el paso del alimento hasta el estómago). Además, la hipersalivación se debe a algunas patologías o estados emocionales u otras condiciones transitorias. También se puede dar durante el primer trimestre de embarazo y lo pueden provocar algunos fármacos como los utilizados para controlar la hipertensión.Xerostomia-o-sindrome-de-la-boca-seca

En todo caso, y como en la vida misma, el término medio es lo mejor. Debemos estar atentos a estos signos, hidratarnos bien y ante cualquier duda, acudir al dentista.